Posts etiquetados ‘viento’

Es importante conocer muy de cerca de nuestros inevitables  compañeros en la circulación, sobre todo en estas épocas del año. La predicción meteorológica para esta semana viene cargada de agua y bajadas de las temperaturas, así que  queremos daros algunas claves y consejos para circular seguros.

LLUEVE SOBRE MOJADO

Con lluvia, al igual que con otros factores climatológicos adversos es conveniente reducir la velocidad, para adecuarla a las condiciones de la vía. En condiciones de baja adherencia, debemos frenar con suavidad, salvo que se trate de una emergencia, caso en el que lo determinante será si nuestro vehículo dispone de ABS o no.

Si no disponemos de ABS, dosificaremos la presión sobre el pedal, aflojando si notamos que patinan las ruedas, ya que corremos el riesgo de quedarnos sin dirección. Con el sistema de ABS, debemos pisar el freno a fondo en cualquier circunstancia.

Independientemente del ABS, en una frenada de emergencia pisaremos el embrague al mismo tiempo que el freno para evitar que el vehículo se cale.

Ante la visibilidad reducida es imprescindible el uso del alumbrado, incluso el de carretera para hacernos más visibles a los demás y el uso de antiniebla trasero si fuera necesario. Es importante que las escobillas del parabrisas se encuentren en buen estado y evitar el empañamiento del interior del habitáculo. Debemos mantener la distancia de seguridad con otros vehículos ya que las salpicaduras pueden afectar a nuestra visibilidad

Evitaremos los tramos inundados y en caso de acuaplanin o patinaje debemos mantener la dirección lo más recta posible, evitando acelerar y frenar en la medida de lo posible.

 Imagen

CONDUCIR SOBRE BLANCO

La nieve dificulta la visibilidad y la adherencia de la vía. Los primeros copos producen que la calzada esté muy deslizante, y las bajas temperaturas provocan que la nieve pueda helarse en la calzada. En caso de nieve debemos  usar alumbrado de cruce, moderar la velocidad y aumentar la distancia de seguridad. Circularemos preferiblemente por las rodadas de otros vehículos y usaremos con suavidad el volante, el acelerador y el freno. También procuraremos utilizar marchas largas para evitar patinar.

En caso de hielo, la adherencia es mucho más crítica, deberemos ser muy cuidadosos y no realizar ninguna acción brusca. En caso de encontrarnos una placa de Hielo soltaremos suavemente el acelerador y si debemos frenar lo haremos con extrema suavidad.

Para circular sobre nieve y/o hielo existen distintos tipos de cadenas, cómo las metálicas, las semiautomáticas, las fundas textiles y también en caso de circular habitualmente en estas condiciones podemos instalar unos neumáticos de invierno.

Imagen

PELIGRO A RÁFAGAS

Los tres momento más delicados en la conducción con viento son los adelantamientos, la entrada o salido de túneles y zonas resguardadas y el paso por puentes y viaductos. El viento lateral puede ser muy traicionero, así que en este caso debemos agarrar el volante con firmeza y “tirar” de él hacia el lado de donde sopla el viento. Sobre todo lo más importante es reducir la velocidad para mantener el control sobre el vehículo, utilizar marchas cortas y no hacer movimientos bruscos que puedan originar bandazos.

NIEBLA A LA VISTA

La niebla a parte de reducir la visibilidad considerablemente, provoca que nos quedemos sin visibilidad más allá de una veintena de metros; humedece la calzada y con bajas temperaturas puede convertirse en hielo. En este caso el alumbrado antiniebla (trasero obligatorio, y delantero si disponemos de él) y la velocidad moderada son las mejores armas para combatirla. Un consejo práctico es utilizar como guía las marcas longitudinales del centro y laterales de la carretera

Imagen